Divorcio contencioso y divorcio de mutuo acuerdo.

Si tiene en mente divorciarse, le animamos a leer la siguiente información. Es muy común que dos miembros puedan pasar por crisis con el paso de los años, lo cual puede ser un momento desafortunada para quienes que viven esto. Aún así, desde el punto de vista legal existen formas para poner fin a dicho vínculo.

De forma básica el divorcio se clasifica en dos vías: de tipo contencioso y de mutuo acuerdo. Este tipo de divorcios son llamados judiciales, es decir, son tratados@son llevados ante un Juez a diferencia del de tipo notarial, en el cual estará un notario. Se trata de una opción muy moderna, que no hizo entrada hasta hace poco. Pero esto los detallaremos a continuación.

El divorcio contencioso se produce cuando se presenta demanda de forma unilateral por solo un cónyuge. El el primer caso es un proceso menos ágil: se alarga hasta un año, cantidad más alta que en los divorcios que hemos explicado antes. Cuando los cónyuges no se ponen de acuerdo en los puntos básicos, como distribuir los bienes o la custodia (cosa habitual), el proceso será más largo.

Por eso recomendamos que cuanta más complicidad haya entre ellos, más sencillas serán las estipulaciones. En segundo lugar veremos el divorcio de mutuo acuerdo En estos casos la demanda se presentará en cualquier supuesto de forma conjunta, lo cual supone, los dos esposos a la vez. La idea de esta situación los dos vengan asistidos de un mismo abogado, evitando costes innecesarios. También se diferencia del anterior en que es más rápido: Existe otra variante, que es el indicado previamente divorcio notarial.
Sin que pretendamos profundizar en esta vía, diremos que este divorcio reduce mucho más considerablemente más la espera. Podemos comprender de que este tema se considera delicado y que lo cotidiano es que se requiera hacer preguntas.

Cuando un conflicto tiene lugar, esos instantes iniciales son confusos tanto por el malestar personal, como por no saber qué pasos legales hay que dar. Por ello le recomendamos ponerse en contacto con un abogado, si se pudiera, especializado en estos temas. En este caso sería un abogado formado en divorcios, el cual habrá adquirido soltura en la escritura de Convenios Reguladores.

Estos Convenios revisten importancia. Son un documento que deben respetar ambos miembros, y donde aparecen recogidos todos los aspectos que se aplicarán. En resumen, un divorcio es un proceso de mucha repercusión que debe contar con un letrado indicado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE